para no olvidarse de Paul…

“Tienes dos cosas para ganar. Tienes sesos y tienes cojones..tu problema es que tienes mucho de uno y poco de lo otro”.

 

La mejor manera que se me ocurrió de recordar al gran Paul Newman fue volviendo a ver El Color del Dinero gran película de 1987, dirigida por Martin Scorsese en la que Newman retoma al personaje de Fast Eddie Folsom, a quien interpretase casi treinta años antes en El Audaz. En El Color… Folsom, ya retirado del billar, descubre a Vincent(Tom Cruise, en una de esas ocasiones en que se acuerda que es actor y de los buenos) un muchacho superdotado para el pool, para quien el pool es sólo un juego en el que además se puede ganar plata. Folsom no lo ve así y empieza a manejar a Vincent y enseñarle lo que sabe, convirtiendo así el hobbie en su profesión. Con los días, Vincent descubre que puede darle mil y una vueltas a Folsom, quien a su vez se da cuenta que se está quedando muy atrás.

Es en el fondo, la historia de un individuo asegurado, ganador, que un día se dio cuenta que ya no pudo seguir ganando. Y que tiene que aprender a perder. Pero que a veces, de tanto perder, y aún cuando los años ya le ganen, aún puede ganar algo: crecer. Mejorarse.

Con sus antecedentes era lógico que El Color del Dinero llegase a ser una gran película: escribe Richard Price(un eterno perdedor hasta que en Hollywood se dieron cuenta que tenía buena mano para escribir); dirige Scorsese, protagoniza Newman y Tom Cruise demuestra que sabe actuar. Fue el título por el que Newman ganó su primer Oscar, después de décadas de haberle sido esquivo. Merecido fue.

fjretamalt@gmail.com

fretamalt@hotmail.com