Sacándose balazos

John Cusack interpreta a Martin Blank, un asesino profesional que atraviesa por una crisis personal. Algunos trabajos se le han ido de las manos, debiendo recurrir en varios de ellos a algún plan B o hasta C, y un colega suyo, Grocer(Dan Aykroyd) le ofrece formar parte de una sociedad de mercenarios…o morir. Cierto día, Blank recibe una invitación para la celebración del 10º Aniversario de su grupo de egresados, a la cual no le motiva totalmente concurrir, hasta que recibe un nuevo trabajo, en el mismo pueblo, que le resulta imposible rehusar, por lo que viaja de todos modos a Grosse Point, su pueblo natal, con la excusa de la celebración, antes que Grocer le gane el pituto. En el pueblo, se reencuentra con su antiguo entorno, su antigua novia Debbie(Minnie Driver) sus amigos y la que fue su familia, lo que le hace volver a pensar en su propia vida y si de veras quiere seguir por el mismo camino…mientras aún tiene oportunidad, claro 
¿Puede un intérprete convertirse en un género en si mismo? Mirando la carrera de John Cusack, pareciera que sí.
Todo actor o actriz corre el riesgo de quedar encasillado en un estereotipo determinado, lo que en muchos casos puede resultar nefasto: a estas alturas ya no veo a Tom Hanks haciendo de individuo canalla y déspota, ni a Meg Ryan la concibo en personajes que no sean mujeres de 35 o 40 que aún no encuentran su alma gemela. Sin embargo, a veces pasa lo contrario (Drew Barrymore ha hecho su mejor trabajo en el género de la comedia romántica) e incluso se convierte en su sello. Es lo que pasa con John Cusack, quien se ha convertido a estas alturas en el ícono indiscutido del hombre soltero mayor de 35.O al menos esos son sus personajes más emblemáticos: Lloyd Dobler en Digan lo que quieran o el entrañable Rob Gordon de Alta Fidelidad. O incluso en filmes como Identidad, Tribunal en fuga o Grace is gone, Cusack mantiene algunos matices de su personaje habitual.

Grosse Point Blank, de George Armitage (1997) no es la excepción. El clásico personaje cusackiano enfrentado a la encrucijada de seguir en lo que está y sobrevivir, o cambiar algunas pocas cosas y por fin VIVIR (incluso si su vida consista en quitarle la ídem al prójimo). La vida, dice una propaganda, es como te la tomas. Y entre tanta cerveza, piscola y ron, a veces cae bien una mineral.

De título intraducible al castellano (pero se le conoce como Tiro al Blanco) no fue estrenada acá en cine, sino tarde y en pocas salas y pocos días. Lo que es una lata, ya que la experiencia de verla en pantalla grande debe ser tal. Por la historia, por Cusack, por Minnie Driver en sus mejores tiempos y por una muy buena banda sonora que incluye a Echo & The Bunnymen, a David Bowie y a los Fabulosos Cadillacs con su clásico Matador.No podía ser de otro modo.

 

 

GROSSE POINT BLANK

Director: George Armitage

Intérpretes: John Cusack; Minnie Driver; Joan Cusack; Dan Aykroyd; Hank Azaria; Alan Arkin; Jeremy Piven.

Comedia

1997

fretamalt@hotmail.com  fjretamalt@gmail.com