poniéndome al corriente

Fui el fin de semana a ver El Sueño de Cassandra, filme de Woody Allen de 2007, y la sesión no pudo ser más bizarra. En primera, se trata de un filme que llega muy tarde, con más de un año de atraso. En segunda, es un filme menor dentro de la filmografía Alleniana, carrera que tendrá puntos muy altos y otros muy bajos, pero nunca puntos negros. En tercera, es otra aproximación de su director al tema de la culpa, por un lado y la necesidad de escalar socialmente a cualquier precio, por otro (cosa que ya había hecho, con mejor resultado hay que decirlo, en Crímenes y Pecados o Matchpoint. Por último, era la segunda de dos funciones diarias en una sala que no estaba ni al 10% de su capacidad.

Pero me sentí bien. Si bien es una obra menor de Woody Allen es incluso mucho mejor que una cinta mediana de cualquier otro. Por otra parte, zanjaba o al menos empezaba a pagar una deuda que tenía con quien, me he dado cuenta es mi director favorito: ver su obra en cine. El solo contemplar en pantalla gigante los clásicos openings y endings creados con tipografía Windsor EF Light Condensed, en blanco y negro, valía el precio de la entrada.
Debo reconocer que mi relación con Allen ha sido tardía. Cierto, conocía su carrera, sabía por donde va su mano y había visto varias de sus películas, nunca le habñia prestado la suficiente atención. Pero a lo largo de todos estos años, recibía señales que me llamaban a prestar más atención, señales que, por cierto, ignoraba. Hasta el año pasado, cuando descubrí, muy tarde, que Matucana 100 presentó durante varios meses una película de Woody Allen cada domingo, por orden cronológico, me di cuenta que debía tomar esas señales en serio.
Más vale tarde que nunca.

Para terminar, encontré por ahí una frase de Woody Allen

 

 

Una película de éxito es aquella que consigue llevar a cabo una idea original 

 

 

Entonces, ¿qué diablos con que en la sala habíamos diez personas, cuando ninguno de ellos abandonamos la función decepcionados?
fjretamalt@gmail.com
fretamalt@hotmail.com

 

 

Un comentario en “poniéndome al corriente”

  1. Lamentablemente en Chile somos pocos los fans de Woody Allen (yo tenía susto que la película no se estrenara en los cines).
    Aunque también podemos decir que Chile es poco cinéfilo. Al cine van o adolescentes a ver la película de moda o familias a ver cosas de cabro chico. El mejor ejemplo es que The Dark Knight no ha sido la película más taquillera del año en Chile (yo tengo amigos que ni se arrugan al decirme que no quieren verla porque “es muy larga”…).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s