musica de camara

Se viene el estreno de Shine a light, el documental realizado por Martin Scorsese a propósito de la última gira de los Rolling Stones…no es la primera vez de Marty en el género documental, ya antes había colaborado con Bob Dylan con el notable No direction home y el recordado The last waltz, con la despedida de The Band, el grupo que solía acompañar a, oh sorpresa, Bob Dylan.

martyandrolling
Casi desde sus comienzos el rock ha estado ligado al cine, es cosa de recordar el inicio de Semilla de maldad al ritmo de Bill Halley y su Rock around the clock, y las películas protagonizadas por Elvis Presley y los Beatles. Tampoco olvidemos el caso de aquellos rockstars que con mayor o menor éxito han dejado su huella en el celuloide: David Bowie, Sting; Jon Bon Jovi y varios otros más. Imposible para mi olvidar la deficiente-pero-entrañable cinta que fue Kiss contra los fantasmas con la que me encontré cierta tarde en TVN.
Como antes de los 80 no se hablaba de home video y menos de dvd, muchas bandas optaban por estrenar algunos de sus trabajos directamente al cine. El caso más clásico fue el de Woodstock, pero por las salas chilenas pasaron también en su minuto realizaciones como The song remains the same de Led Zeppelín, Let there be rock de AC/DC (todavía recuerdo esa gigantografia ubicada en el frontis del extinto Cinerama Santa Lucía, con la imagen de Angus Young). Y por supuesto, ese videoclip de hora y media que fue Pink Floyd The Wall, realizado por Alan Parker, uno de los pocos casos en que en vez de filmarse simplemente un show, se rodó una narración propiamente tal. Y eso que no estoy contando aquí aquellos que se rodaron en su oportunidad y que simplemente no llegaron a nuestras pantallas, como puede ser el caso de Ziggy Stardust, the motion picture la “despedida” de David Bowie a mediados de los ’70, o 101 de Depeche Mode, ambos dirigidos por D.A. Pennebreaker.
Aún en nuestros días de dvd, mp4 y torrents, es posible ver de vez en cuando algunos cruces entre el rock y la gran pantalla. U2, la banda más importante de la actualidad, siempre con los ojos puestos en cualquier acto que les permita hacer historia, han estrenado dos veces en celuloide. La primera fue con el documental Rattle and hum, de Phil Joanu, sobre su gira americana de 1987/88, y hace poquito, U23D, que aquí se dio, aunque no por mucho tiempo y apenas en una sola sala, de manera que no fueron tantos los que pudieron darle la mano a Bono & Co.

nodirect
Aunque a algunos les duela, hay que aceptarlo: desde hace rato, tanto el cine como el rock se industrializaron. Se convirtieron en un negocio rentable, por muchas vestiduras que algunos rasguen. Y si van de la mano, es porque la cosa resulta. Y es legítimo en la medida que las cosas se hagan bien. En la gran mayoría de casos ha salido bien, así que por mi ningún problema. ¿Puede ser ilegítimo hacer una cosa que a uno le gusta, sea filmar, tocar guitarra o ambas cosas a la vez, y además ser remunerado? ¿A quien no le gustaría?

nodirect
fretamalt@hotmail.com
fjretamalt@gmail.com